7 abr. 2014

"Going Back Home” de Wilko Johnson / Roger Daltrey. Rock & Roll eterno


KEPA ARBIZU


Hay discos que al margen de lo estrictamente musical tienen un valor simbólico del que uno no se puede abstraer. En este caso concreto hace referencia a la situación que padece uno de los creadores que toman parte en él, Wilko Johnson, guitarrista y fundador de Dr. Feelgood, banda de rhythm and blues y máxima representante de lo que se llamó en los años setenta pub-rock, al que se le diagnosticó un cáncer terminal en el 2012 y al que ha hecho frente con la determinación de editar este álbum y embarcarse en una gira. 

Por si todo eso fuera poco, se ha buscado como aliado para dar forma a sus viejas canciones a Roger Daltrey, legendaria y brillante voz de The Who. Sabemos por muchas experiencias pasadas que el hecho de reunir en un mismo cartel a dos estrellas, por muy relumbrantes que éstas sean, no asegura que el resultado global esté a la altura y no se trate de poco más que precisamente eso, simple apariencia. Pero para resolver enigmas y evaporar posibles dudas, para nada éste es el caso. Este trabajo tiene una calidad propia admirable y rezuma una fuerza descomunal. 

 Las canciones que forman parte de “Going Back Home” son composiciones ya conocidas que recorren la carrera de Wilko Johnson a lo largo de sus años, ya sea desde su época de Dr. Feelgood o en solitario, con la excepción de una versión de Bob Dylan. Pero, aunque está claro que hay un afán por homenajear al guitarrista, la manera de tratar dichos temas no se basa en reproducir con más o menos gracia lo ya conocido, sino que es evidente que hay un empeño en actualizarlos, respetando totalmente su esencia, en mostrarlos de una forma dinámica y a la postre con gran rotundidad. Algo que es posible también gracias a la presencia, con tintes majestuosos, de Roger Daltrey. El resultado es una magistral forma de entender el legado clásico pero situándolo en el presente, una tarea en la que ha tenido su cuota de protagonismo Dave Eringa (Manic Street Preachers, Idlewild…) ejerciendo de productor. 

En el sonido global que consigue este disco hay que mencionar el papel que tiene la banda que participa, formada, con algunas incursiones, por los músicos de los que se acompaña Wilko Johnson en directo (Norman Watt-Roy y Dylan Howe). La contundencia con la que se van a emplear queda clara desde el primer segundo, sonando atronadores en el rhythm and blues que da nombre al disco, también en “I Keep It to Myself” o “Some Kind of Hero” por citar algunas de similares características, y en el que cada pieza (piano, armónica) trabaja en una misma dirección. “Everybody’s Carrying a Gun” incrementará un poco la vuelta de tuerca en esa misma dirección dando lugar a un “sucio” boggie rock. 

Hay un tipo de ritmo muy característico a lo largo de la carrera de Dr. Feelgood y del propio Wilko Johnson, consistente en sonar sincopado y levemente estridente, que se ha constituido como marca de la casa. Como no podía ser menos en este disco también nos topamos con él, así se ve en “Ice on the Motorway”, donde la voz de Daltrey se retuerce; en “Keep It Out of Sight”, de nuevo el que fuera cantante de The Who da toda una lección vocal, o en la menos evidente “Keep On Loving You”, que se desenvuelve por lugares entre el blues y el soul. 

Dentro de esa vorágine de electricidad va a haber espacio, mínimo, para apagar las luces y dejarse llevar por la emotiva “Turned 21” o, desde otra perspectiva, por medio de la única versión que hay en el disco, que no es otra que el “Can You Please Crawl Out Your Window” de Bob Dylan, convirtiéndola en toda una exaltación de musculoso rock americano. 

“Going Back Home” es precisamente eso, un regreso al hogar, una reivindicación del legado del músico inglés pero desde un punto de vista nada nostálgico, al contrario, con la intención de apuntalarlo en el presente y hacerlo con toda la intensidad y coraje. Un trabajo soberbio que sumado a la situación que vive el guitarrista está llamado a dejar huella, y si alguien tiene la necesidad de soltar alguna lagrimilla al escucharlo que no se preocupe, los rockeros también lloran. 

Escrito originalmente para: http://www.culturamas.es/blog/2014/04/04/going-back-home-de-wilko-johnson-roger-daltrey-rock-roll-eterno/