13 ene. 2013

“Wasteland” de Holywater. Sonidos de fuerza y épica


KEPA ARBIZU

No parece exagerado decir que Galicia está en los últimos años en plena ebullición rockera. De dicha tierra han salido no únicamente un buen número de bandas sino también variadas y de géneros incluso no demasiado manejados por estos lares. En esa lista podrían figurar desde Triángulo de Amor Bizarro, Novedades Carminha o The Soul Jacket hasta Franc3s pasando por Holywater, que recientemente han publicado su quinto disco. 

Llegados desde Lugo, llevan más de 10 años dando pequeños pero sólidos pasos que sin ninguna duda han llegado a su punto culminante con este “Wasteland”, que si bien mantiene sus señas de identidad (básicamente aunar las fuertes guitarras con la épica en un ambiente sonoro muy típico de los 90), suena más compacto que nunca y desprende un claro aroma a clásico inmediato. Una consecuencia de la que no se puede apartar a la figura de Santi García, que colabora en la producción, habitual en trabajos de músicos como New Raemon, Standstill o Nueva Vulcano. Un currículum que le hace ser una persona idónea para esa conjunción de emociones que transmite la banda y a la que ha sabido sacar su mejor esencia. 

Uno de los ingredientes esenciales de estos gallegos reside en su fuerza, pero entendida siempre de una manera algo oscura, y es precisamente esa cualidad la que se puede observar en canciones como “Grow Deaf with Silence”, “59.45” y “Wasteland”, en los que la maraña eléctrica desprende esa densidad habitual de bandas como Screaming Trees o los primeros Stone Temple Pilots. Una sensación que el grupo borda a las mil maravillas y en la que también se integra perfectamente la forma de cantar de Ricardo Rodríguez. 

Pero ya he comentado que el sonido de Holywater se mueve por diversas emociones, y sin para nada dejar de lado la robustez de sus guitarras, juegan a la perfección con los medios tiempos, repletos de tensión gracias a unos impactantes cambios de ritmos, como se puede comprobar en “Deeper Down the Grass”, “Dive in Time”, o “There’s Something Around”. Un mecanismo utilizado muy habitualmente por grupos como Nirvana o Pearl Jam, sin que necesariamente la influencia de ambos (más presente la de los segundos) sea patente. 

En una especie de medio camino entre las dos sensaciones ya explicadas se encuentran canciones como “Superpower”, con una melodía más contenida, al estilo de unos Unfinished Sympathy. “The Man Who Raises and Falls with the Sun” o “Same Old Moon” , por su parte, consigue una brutal ambientación trágica gracias a unas guitarras que contienen un deje a Neil Young y sus Crazy Horse pero pasadas por la forma personal de la banda. 

Holywater ha compendiado todas las características que habían mostrado en sus discos pasados en este “Wasteland”, mostrándolas con una perfecta sintonía entre fuerza y épica, sin que nunca se decante por un lado la balanza. Todo ello presentado bajo el manto de un rock intenso típicamente de los 90 como por cierto aroma clásico. 

Escrito originalmente para: http://www.culturamas.es/blog/2013/01/11/wasteland-de-holywater-sonidos-de-fuerza-y-epica/