28 mar. 2013

“Via”, de Thalia Zedek. Imágenes de rock sombrío



KEPA ARBIZU


De la época grunge en la actualidad nos han quedado (al margen de evidentemente su legado musical) sólo algunas esquirlas. Una de ellas, aunque de una manera indirecta, es Thalia Zedek, antigua componente de bandas como Uzi, Live Skull y, sobre todo, Come (con la que ha efectuado algún regreso puntual), y que recientemente acaba de editar su quinto disco en solitario, “Via”. 

La mezcla de fuerza (crudeza en muchas ocasiones) y profundidad que su música siempre ha poseído, y con la que tan magistralmente ha sabido maniobrar, también ha sido reflejo en parte de la biografía de esta cantante y guitarrista original de Washington en la que nos podemos encontrar con episodios relacionados con la adicción a la heroína o su homosexualidad militante. 

Han pasado ya casi cinco años desde su anterior trabajo “Liars and Prayers” y se pueden constatar algunos aspectos que siguen invariables, como la gran presencia y personalidad que su voz ha tomado con el paso del tiempo o su determinación a la hora de fundir en su música un tono más íntimo con el desenfreno sonoro. Algo para lo que se ha parapetado tras una banda en la que se incluyen, además de los habituales en estos casos, instrumentos como la viola o el piano.

Lo que sí se intuye escuchando este nuevo disco es una querencia por atacar melodías o ambientaciones más intensas, más fuertes. En ese contexto toma un papel importante la percusión, que adquiere un papel de cierta relevancia a la hora de dar empaque a algunos temas. Una actitud que se deja ver en el ritmo casi marcial que imprime en el intenso tema, con brotes de blues, “In This World”. En esa misión de aportar profundidad tomará presencia también en la nostálgica y rockera “Get Away” o en los cambios de ritmo que se viven en la instrumentada, y cercana a postulados más folk, “Winning Hand”. Esos mismos que nos encontraremos en “Walk Away”, aunque en esta ocasión de forma más contenida y donde la viola hace de termómetro emocional de la canción. 

Habrá un grupo de temas que decanten la balanza hacia una situación que haga considerar éste un disco que pretende reverdecer algo del sonido que en su pasado (grupal) practicó Thalia Zedek, más centrado en propuestas “ruidistas” y la crudeza musical. A pesar de que “He Said” es un sentido y sostenido medio tiempo, las guitarras suenan repletas de potencia y se conforman como dominantes en la composición. Más chirriantes y plenas de fuerza aparecen en “Straight and Strong”, que nos retrotrae a grupos pasados en los que ha militado la cantante, “Lucky One” o la maraña sonora que se crea en “Want You Know”. Canciones que desprenden esa furia que se atisba en otras artistas como PJ Harvey o Shannon Wright. 

La música de Thalia Zedek no se desarrolla en ambientes plácidos ni alegres, por lo tanto quizás quede un poco alejada de cierto tipo de público que se acerca a un producto de rápida y fácil asimilación. La norteamericana con este nuevo disco“Via” sigue escarbando en unas latitudes lúgubres e “incómodas”. Para lograrlo opta por recuperar algo de su espíritu pasado pero con la profundidad y intensidad que ha demostrado en su carrera en solitario. 

Escrito originalmente para: http://www.culturamas.es/blog/2013/03/27/via-de-thalia-zedek-imagenes-de-rock-sombrio/