25 mar. 2013

Nick Cave and The Bad Seeds, “Push the Sky Away”



KEPA ARBIZU

Un nuevo disco de Nick Cave, más todavía si viene acompañado de sus Bad Seeds, es algo a tener siempre en cuenta. No obstante estamos ante uno de los músicos más importantes e inimitables de las últimas décadas. A cada nuevo capítulo de esa portentosa carrera hay que prestar la atención que se merece, más todavía si, como en este caso, se había hablado de la posibilidad de encontrarnos con un nuevo sonido y un tipo de canciones poco habituales. Un diagnóstico que se corrobora al escuchar este “Push the Sky Away” pero que también certifica la presencia del sello de los australianos. 

En esta ocasión, y como si Cave quisiera mostrar la cara opuesta a la que ofrece en su proyecto Grinderman (mucho más fiera y cruda), opta por continuar el tono de obras como “Nocturama”, “The Boatman’s Call” o “No More Shall We Part”, e incluso la banda sonora de “The Road”, pero con una instrumentación más basada en loops y en construir una atmósfera envolvente. No hay más que escuchar “We No Who U R” o “Wide Lovely Eyes” para comprobarlo. 

Una situación estilística que seguro está relacionada con la salida de Mick Harvey del grupo y el papel estelar que parece haber tomado Warren Ellis. Es precisamente su grupo, Dirty Three, el que se presenta como influencia clara en canciones como “Water’s Edge” o “We Real Cool”, con la preponderancia de los violines por bandera. Uno de los pocos arrebatos eléctricos, aunque siempre contenidos, llega de la mano de “Higgs Boson Blues”, algo también aplicable a “Jubilee Street”. El habitual erotismo malsano de Cave, apoyado de un coro femenino, está presente en “Finishing Jubilee Street”. 

Difícil catalogar desde el momento presente un trabajo como éste, en el que algunas características principales del australiano y “sus semillas” parecen algo reprimidas, pero que aun así es capaz de plasmar su inequívoca personalidad para dar forma a un disco que podría pasar por un sueño plácido pero que a la larga se convierte en la misma pesadilla sudorosa de siempre. 

Escrito originalmente para: http://issuu.com/giradiscos/docs/www.elgiradiscos.com?mode=window