14 jul. 2013

“One True Vine” de Mavis Staples. Gospel para nuevas generaciones


KEPA ARBIZU

Artistas del tipo de Mavis Staples, en este caso una diva del soul que concretamente obtuvo la fama durante los años 60 por medio de la banda The Staple Singers, siguen empeñadas en la pelea de no mantenerse solo del pasado y de su brillante legado musical sino hacer del presente también su contexto artístico. Qué mejor manera de conseguir ese propósito que ponerse al lado de Jeff Tweedy, líder de uno de los grupos que mejor y con más éxito han adaptado las raíces americanas, Wilco. 

Una colaboración que vive su segundo capítulo tras el disco “You Are Not Alone” publicado en el 2010. Una continuación que lo es tanto en concepto, reunir versiones y composiciones propias de diferentes épocas, como en líneas generales por la idea musical que maneja, lo que quiere decir que el soul-gospel es el género que marca el camino del álbum.

Jeff Tweedy sigue ejerciendo como director del proyecto, mantiene su labor de productor y todavía ha incrementado más su presencia haciéndose prácticamente con los mandos de todos los instrumentos, dejando las percusiones a su propio hijo (Spencer). Sea por este u otros motivos, sí que en el disco se adivina un sonido más homogéneo, en general más delicado y repleto de detalles pero construyendo un concepto sobrio y elegante. 

“One True Vine” es básicamente, y por encasillarlo, un disco de gospel. Pero que nadie se alarme ni salga huyendo de él, porque aunque esa es la concepción de fondo hacia la que está orientado el álbum, la interpretación de la misma está tratada con un gusto muy variado y presentado de formas diferentes, intercalando planteamientos diversos y dando a la postre como resultado un artefacto sonoro con entidad propia y que en principio debería abarcar a un espectro de oyentes amplio. 

Ese sentimiento de paz y tranquilidad que el disco transmite en muchos pasajes se hará patente en, por ejemplo, el tema “Holy Ghost”, tomado de la banda Low, experta en melodías intensas y que en esta ocasión es interpretada con mayor serenidad, no exenta de profundidad. Elemento este último que se acentuará en la deliciosa “Jesus Wept” u “One True Vine”, que perfectamente podría estar sacado de la versión femenina del “Don’t Give Up on Me” de Solomon Burke. 

Pero estamos ante un trabajo que sin perder de vista la tradición y el clasicismo, pretende amalgamar una serie de sensibilidades en las que también se incluye un tratamiento musical más moderno adaptado a este tipo de melodías. Algo representado en canciones como “Every Step”, contundente y oscura composición con una arreglada producción, o “I Like the Things About Me”, con una presencia de las guitarras realmente sorprendente y que para incidir todavía más en esa idea de actualización recupera un tema de The Staple Singers. 

En contraposición a este tipo de temas, aunque siempre sin ejercer una ruptura ostentosa, nos encontramos con otros de aroma campestre y clásico como “Can You Get to That”, que siendo originalmente de Funkadelic es imposible que no aparezca contagiada en cierto modo de sus ritmos, o “Far Celestiasl Shore”, que desprende la elegancia de su compositor Nick Lowe. La parte más puramente gospel llegarán con las tradicionales “Sow Good Sedes”, con pura esencia de Reverend Gary Davis, o “What Are They Doing in Heaven Today”. 

La manera de congeniar entre dos talentos de diferentes generaciones como son Jeff Tweedy y Mavis Staples no dejó dudas en su primera colaboración, pero es que en esta segunda se ha perfeccionado todavía más ese entendimiento, dando vida a un disco más compacto y con una identidad propia más asentada. Ambos artistas trabajan en un mismo rumbo, construyendo canciones que con sus diferentes sensibilidades comparten un contexto común que se manifiesta genial con las escuchas. 

Escrito originalmente para: http://www.culturamas.es/blog/2013/07/09/one-true-vine-de-mavis-staples-gospel-para-nuevas-generaciones/