4 jul. 2012

“Lejos” de Luis Auserón. Canciones de desolada belleza


KEPA ARBIZU

La historia del rock está repleta de parejas de hermanos que, unidos por una mejor o peor relación, han formado o tomado parte en grupos. A la larga, casi todas ellas tienen en común que uno de los dos ha tendido a ensombrecer al otro, sin necesidad de que esa situación responda a motivos artísticos ni incluso personales. 

Quizás algo de eso haya en la historia de Luis y Santiago Auserón, sustento principal de Radio Futura, uno de las bandas capitales en el rock hecho en castellano entre los años 80 y 90. Tras el final de este periplo los caminos de ambos tomaron trayectos individuales y mientras que el segundo continuó de alguna manera la senda en la que se había quedado el grupo, el primero se ha movido por terrenos más experimentales. 

Ahora Luis Auserón acaba de editar su quinto disco en solitario, el último capítulo de una trayectoria que le ha llevado por caminos diversos, desde los ritmos bailables de Klub hasta el rock más heterodoxo y salvaje de Amantes del Eco. Este nuevo trabajo parece movido por la decisión de ir a la esencia de las canciones y para ha ello ha construido una colección de ellas basadas en la sobriedad, profundidad y reflexión. 

En esta decisión estilística y en el resultado global del álbum tiene una importancia capital el excelente guitarrista Fernando Macaya (miembro de Los Deltonos y ChickTones), que al margen de poner su semilla musical basada en el rock americano clásico, ha tomado parte en los arreglos, la producción y sobre todo como coautor de las canciones. 

Desde un primer momento descubrimos la intención del disco, y es que un sonido country, liderado por una leve pero precisa guitarra slide que sirve de acompañamiento a un tono de voz profundo (por cadencia y timbre puede recordar a algunos momentos de Víctor Coyote), da forma a la inicial “Loco Lunático”. En ese contexto íntimo y recogido aparecen otros matices como el más pop y melancólico de la soberbia “La Puerta de Cristal”, una muestra lírica de la soledad y/o abandono vital que transmite el álbum, que recuerda a un experto de ese tipo de ambientaciones como Migue Ángel Villanueva. “Selecta Sensación”, con el acordeón como seña identificativa, recorre el camino de un romanticismo doliente. “Tus palabras” recupera el sonido más dramático y minimalista, en la que su voz suena a punto de quebrarse y en la que puede recordar a Diego Vasallo. 

Una cara más “rockera”, dentro de la idea que desarrolla el disco, mostrará Luis Auserón en determinados momentos. Entre el jazz y el swing, interpretado con gran elegancia y empaque, se encuentra “Es Necesaria una Navaja”, retrato de una angustiosa realidad. . Con un ritmo a base de blues-rock sureño se presenta la desvergonzada, cruda e irónica “Educado”, que significa otra ducha de cruda realidad. “La Hora de la Verdad” se moverá en un terreno más cercano a la música de raíces. “Niños” por su parte es una demostración de rock oscuro y épico. 

Hay discos que sobrepasan lo estrictamente musical y que persiguen transmitir una sensación más genérica en busca de una totalidad donde la instrumentación y letras buscan un destino común. “Lejos” es uno de ellos, y su búsqueda obtiene el resultado adecuado, cualquiera que lo escuche queda atrapado por unas canciones en las que el rock americano hace de base (aunque se muta en variadas formas) para convertirse en la banda sonora de una colección de estampas oscuras. 

Escrito originalmente para: http://www.culturamas.es/blog/2012/07/03/lejos-de-luis-auseron-canciones-de-desolada-belleza/