21 dic. 2012

Lo mejor del 2012 (I)


KEPA ARBIZU

Como siempre por estas fechas llega el momento de recopilar lo mejor que nos ha ofrecido el año en el ámbito musical. Esta es una más de esas famosas “listas” (sin numerar ni con ningún orden) que, en este caso, únicamente tiene como intención volver a traer a la mente de todos esos grandes momentos que hemos vivido al escuchar ciertos discos. Esta primera parte estará centrada en las publicaciones internacionales. 

Primero hay que mencionar que son varios los “veteranos” que han demostrado el porqué son parte, con mayor o menor reconocimiento público, de la historia de esto del rock. La primera mención es para Leonard Cohen y Bob Dylan, y los nombro juntos porque tanto “Old Ideas” como “Tempest” son álbumes muy variados estilísticamente (y obviamente de enorme calidad) y que pueden ser vistos como un claro reflejo de lo que puede abarcar el legado de estos dos genios. Neil Young y sus Crazy Horse han vuelto y con una forma envidiable. Cuando eso sucede es difícil hacerles sombra, y a pesar de que es “Psychedelic Pill” su disco representativo, no hay que olvidar que “Americana” puso el primer paso para su regreso y que nos indicó cuál iba a ser el camino. John Hiatt, esta vez con su “Mystic Pinball”, es un habitual en mis recopilaciones de favoritos, puede ser consecuencia de mi “forofismo” por él o porque verdaderamente representa como nadie la esencia musical americana y pocas veces falla. Me inclino sinceramente por esta segunda opción. 

Bill Fay ha tardado 41 años en sacar un nuevo disco y qué manera de hacerlo. Ataviado con este “Life is People” que mantiene sus señas de identidad intactas (folk rock instrumentado) para dar forma a un disco magistral, humano y reflexivo. Un “artefacto” para hacer frente a estos tiempos tan grises. Dr. John nunca se ha ido, pero en su nuevo disco, “Locked Down”, se ha traído con él a un amigo, nada más y nada menos que Dan Auerbach, que sin trastocar el sonido “pantanoso” del de Nueva Orleans le ha insuflado energías renovadas y ritmos contagiosos. 

Los últimos de esta lista de veteranos lo ocupan dos artistas que han facturado dos obras de puro rock americano, desbordantes de fuerza y sentimiento. El primero Chuck Prophet con su “Temple Beautiful" y el otro, que ha hecho menos ruido, es Ian Hunter con “When I’m President”

Y mención especial para tres grupos/artistas jóvenes que han entrado como un ciclón reivindicando la música negra. Los primeros Alabama Shakes, “Boys & Girls” demuestra el carisma de su cantante, y la excepcional banda que son, aglutinando ingredientes de Aretha Franklin, Credence Clearwater Revival o Janis Joplin. Michael Kiwanuka opta por un soul más cálido e íntimo en su brutal “Home Again”. Y el último es Nick Waterhouse. “Time’s All Gone” opta por usar el rhythm and blues más clásico, e incluso retro, para dar una clase magistral de vibrante tradición.