1 sept. 2013

“My Favorite Picture of You” de Guy Clark. El paso del tiempo y sus huellas



KEPA ARBIZU

 No es precisamente un secreto que el paso del tiempo deja sus, a veces trágicas, consecuencias en las personas. Una de ellas, la más inevitable tal vez, es la pérdida de aquellos que les rodean. En la portada de este nuevo disco de Guy Clark nos encontramos con el veterano músico mostrando una fotografía de su mujer, Susanna Clark, fallecida en el 2012. Una imagen perfectamente trabajada por medio del contraste entre color y blanco y negro además del juego de enfoques. Podemos decir, de alguna manera, que estamos por lo tanto ante un álbum dedicado y creado para la memoria de ella, aunque a la larga termina por convertirse en mucho más que eso. 

 Volviendo a las secuelas que deja el imparable caminar del reloj, la voz del mítico “songwriter” es un claro ejemplo. En ella observamos el surco de los años, pero precisamente esas características que le confieren, están perfectamente orientadas para dar una forma más perfecta a las canciones de este disco, colaborando a engrandecer el habitual estilo acústico y sobrio del músico. 

 Guy Clark es una auténtica leyenda del country clásico, con una nómina de álbumes de la que alguno son parte de lo más destacado del género, por ejemplo “Old No.1”. Por si eso fuera poco, su carrera ha continuado a lo largo del tiempo con paso firme y siempre fiel a su personal manera. No es extraño por lo tanto que a sus más de 70 años, y tras cuatro sin meterse en un estudio de grabación, llegue ahora con este “My Favorite Picture of You”. 

 Me detengo de nuevo en la instantánea que adorna la portada de este trabajo. Se trata de un momento muy determinado y simbólico, el cual retrata el enfado de su mujer tras encontrarle junto a Townes Van Zandt en plena borrachera. Una situación que sirve para materializar el contexto en el que se mueve el disco, donde se encuentran sentimientos encontrados como el amor, pérdida, esperanza, ausencia (todo regado con cierta ironía) y sobre todo las diferentes etapas de una vida. 

 En lo musical, el álbum puede presumir de un desarrollo bastante homogéneo, algo que supone, entre otras cosas, la capacidad para mantener la alta sensibilidad que lo recorre sin vivir ningún bajón reseñable. Una austera guitarra, a la que se irá añadiendo instrumentación y los elegantes coros de Morgane Stapleton (características comunes a lo largo del álbum), marca el ritmo del folk country de “Cornmeal Waltz”, que suena tan profunda como apacible, con ese aire de nana. Algo que también sucede en “El Coyote”, esta vez bajo ritmos más fronterizos. Seguirá incidiendo con esa forma amable en “Waltzing Fool”, versión del tema de Lyle Lovett. 

 Con un tono más nostálgico, y por extensión más íntimo, sobresalen las bellas “My Favorite Picture of You” o la melancólica “Rain in Durango”. El éxtasis, en cuanto a profundidad en las composiciones se refiere, lo alcanza con “Hell Benton a Heartache”, atravesada por un cuidado sonido de violoncello, o la estremecedora “Heroes”. Como si de una “murderballad” se tratara aparece la épica “The Death of Sis Draper”. Una sombría entonación que continúa con la sobria e intensa “The High Price of Inspiration”, en la que otra vez sobresale el trabajo de los arreglos de cuerdas. 

 El contundente blues de “I’ll Show Me”, en el que la voz femenina es la encargada de dotarle de fuerza al tema, sirve de colofón a un álbum que Guy Clark factura con maestría, repleto de una tremenda emotividad (sin ningún tipo de alarde sensiblero) y que pese a lo estricto en su estructura musical suena variado y repleto de matices. ¿Alguien tenía dudas de que la arruga puede ser bella? 

 Escrito originalmente para: http://www.culturamas.es/blog/2013/08/30/my-favorite-picture-of-you-de-guy-clark-el-paso-del-tiempo-y-sus-huellas/