10 feb. 2014

‘Goodnight Tender’, de Amy Ray


KEPA ARBIZU

Amy Ray forma parte, junto a Emiliy Sailiers, del dúo Indigo Girls. Además mantiene una carrera en solitario en paralelo. En su propuesta grupal su música se basa en las raíces del folk-country interpretadas de forma, mayormente acústica, y tradicional. Sin embargo, cuando se presenta de manera individual, sin olvidar ese germen común que es el sonido clásico norteamericano, lo hace de una forma más variada y repleta de influencias casi siempre marcadas por una dosis considerable de fuerza e intensidad. 

Su nuevo disco, Goodnight Tender, ya sólo con la portada elegida logra transmitir ese ambiente campestre que por otra parte va a tener su materialización más clara en el aspecto musical, lo que quiere decir que estamos ante lo que se podría denominar el disco country de Amy Ray. Y lo es en su expresión más total: por su sonoridad, ambientación e instrumentación elegida (dobro, pedal steel, violín…). 

 La elaboración del disco ha contado con una buena lista, cualitativamente y cuantitativamente, de colaboradores, todos ellos dispuestos a aportar su visión particular del género. Uno de los destacado de estos nombres es Phil Cook, integrante de Megafaun, del que también toma parte su hermano Brad, que aporta su valía en diferentes instrumentos y en labores de producción. 

Todos los elementos que dan forma a este álbum están puestos, casi exclusivamente, al servicio de la recreación del sonido country en su faceta más pura. Lo que quiere decir que esa melodía arrastrada y melancólica tan típica, y en la que encaja perfectamente el tono de voz grave de Amy Ray, aparecerá de manera evidente en temas como Hunter’s Prayer, capaz de recoger la herencia de Hank Williams o Loretta Lynn; Time Zone, en la que aparecerá la voz (no será la única vez) de Kelly Hogan, o More Pills, esta vez con la invitada Heather McEntire. Siguiendo la estela del clasicismo, imprimirá más ritmo en su acercamiento al bluegrass que es The Gig That Matters o se servirá de la mayor presencia de la guitarra eléctrica para llevar My Dog hacia postulados cercanos a Waylon Jennings. 

Pero a lo largo del disco también recurrirá a otras tonalidades para abarcar un espectro más amplio estilístico. Por medio de los teclados, imprime profundidad en Oyster and Pearl. Una canción con el título tan explícito como Duane Allman y que cuenta como colaboradora con Susan Tedeschi, es lógico que se mueve por terrenos más “blueseros” aunque siempre girando entorno al eje “campestre”. La presencia en varios momentos de Justin Vernon (Bon Iver), tomará una de sus apariciones estelares en Let the Spirit, grabada con una tremenda sobriedad y a la que imprime su sello personal evocador. 

Goodnight Tender es un disco con el que Amy Ray recupera en parte el espíritu de Indigo Girls, en cuanto a centrarse en un sonido tradicional, aunque en esta ocasión encauzado hacia el country. Eso significa un cambio, incluido el apartado temático que también está anclado en su lado clásico del género, en la carrera en solitario de la norteamericana aunque tampoco sustancial, ya que estas raíces siempre han formado parte de su iconografía musical. Y eso es algo que a la larga se nota, porque la manera de acercarse a su cara más pura lo hace con elegancia, clase y profundidad. 

 Escrito originalmente para: http://www.paisajeselectricos.com/2014/02/06/goodnight-tender-de-amy-ray/