21 abr. 2014

Sex Museum: “Big City Lies”


KEPA ARBIZU

Sex Museum es una banda que pertenece, por mérito propio, al paisaje “rockero” español. Se trata de una lógica consecuencia de una carrera de casi treinta años, iniciada en la segunda parte de los años ochenta en el barrio de Malasaña, que se ha ido forjando sin estridencias ni preocupaciones banales en la moda. Su propuesta siempre ha sido sincera, y si bien es cierto que han apostado por un sonido, a la larga, reconocible, nunca han renunciado a incorporar nuevas sonoridades o ritmos. 

El resultado en la actualidad es una formación construida a base de infinidad de influencias (el hard rock, garage, sonidos negros...) pero siempre pivotando alrededor de un sello personal confeccionado de la mano de una formación que, pese a su longevidad, ha mantenido prácticamente siempre un mismo núcleo central que además, y es un aspecto que seguramente influye a la larga en su solidez, guarda unos lazos muy fuertes, ya que está integrado por los hermanos Pardo, Miguel y Fernando, y la mujer de este último Marta Ruiz. 

Se ha comentado respecto a este su nuevo trabajo, Big City Lies, que estamos ante una vuelta a los orígenes. Una sentencia posiblemente influenciada tanto por su reciente gira Back to the Fuzz, que pretendía acercar sus primeras épocas a su nueva audiencia, como por ciertos caminos sonoros retomados en el álbum. Pero a larga, y dando por buena en cierto sentido esa idea, todo indica que en realidad estamos ante un nuevo paso de los madrileños basado en reunir los diferentes caminos musicales, poniendo énfasis en unos u otros según el momento, que han ido recopilando a lo largo de los años. 

El álbum se inicia con el sonido chirriante que abre Lost in Blue y que se irá acomodando en un oscuro hard rock con altos niveles de psicodelia, aglutinando la herencia clásica de los primeros Deep Purple con propuestas más actuales como The Black Angels. Siguiendo con ese sonido envolvente pero más directo, menos retorcido, se presenta el auténtico hit que es Circles in the Salt, en la que destacan los teclados de Marta, que asimila perfectamente la herencia de John Lord, Vincent Crane o The Doors entre otros. Un elemento que también dejará su impronta en Judee Sill, uno de los temas interpretados en castellano, o en la garagera Ruler of Your Life. 

El hecho de que Fernando Pardo y Javi Vacas formen parte también de Los Coronas tiene su representación más directa, ya sea de forma consciente o no, en una canción como Huesos de Santos, realizada con retazos de estilos diversos y que recuerda al grupo instrumental. Otra composición que también llama la atención es La Californiana, que si bien tiene el sello de los madrileños opta por unos ritmos más actuales o modernos. Por otro lado la parte más directa e intensa del disco llegará por medio de temas como Emotional Tyranny, con esa crudeza al estilo de unos New Christs; Motherboard, con un ritmo más punk a lo Radio Birdman, o todavía la más corrosiva Odio, la otra interpretada en castellano. 

No es nada reseñable, por habitual, que los madrileños realicen un buen disco, ya lo es más sin embargo que después de más de veinte años no den síntomas de agotamiento ni de estancamiento. Aunque es cierto que Big City Lies retoma ciertos gestos y maneras del pasado, el grupo ha sabido perfectamente hacer suyas e incorporar, de forma más o menos obvia, todos las influencias que han ido manejando a lo largo del tiempo. En ese sentido el nuevo disco es un termómetro de unos Sex Museum clásicos pero instalados en el momento actual, un gran momento. 

Escrito originalmente para: http://www.elgiradiscos.com/2014/04/sex-museum-big-city-lies.html