18 nov. 2010

Neil Diamond, "Dreams"


KEPA ARBIZU


Niel Diamond siempre ha vivido esa tesitura de ser considerado demasiado “blando” para el mundo del rock y por otra parte no encajar del todo para ser un superventas, a pesar de que posee varios temas ampliamente reconocidos aunque no se le asocien a él.

El auténtico pozo creativo que sufrió durante las décadas de los ochenta y noventa fueron resarcidas por la entrada en escena de Rick Rubin, experto en estas lides, que llevó de la mano al neoyorquino para construir dos obras realmente llenas de calidad, "12 songs" y "Home before dark". Ambas estaban compuestas por canciones propias de Diamond. Todas ellas, eso sí, bajo la dirección del barbudo productor que puso su sello con un sonido crudo y profundo.

"Dreams" estaba llamado a ser continuador de ambos pero hay algunas diferencias que a la larga se convierten en una losa muy pesada y lastran en parte esa aspiración. De primeras, Rubin desaparece de los mandos y esta vez el disco está creado, casi exclusivamente, de versiones de las canciones favoritas de Diamond.

La armadura musical en este caso no logra el resultado de las pasadas ocasiones, a pesar de utilizar una mayor instrumentación no consigue conseguir un ambiente tan especial como en los dos pasados discos.

Por otro lado la elección de las canciones es muy peligrosa ya que se decide por algunas realmente míticas ("Yesterday", "Hallelujah","Desperado"...), cosa que suele ser muy arriesgada por lo difícil que es hacer olvidar visiones pasadas de ellas. “Dreams” es un buen disco pero le falta ese escalón que si alcanzaba en los dos mencionados anteriormente. Eso sí, hay buenos momentos como las adaptaciones de los temas de Randy Newman ("Feels like home", "Losing you") el de Leon Russel ("A song for you") o sobre todo un acecamiento al "Ain't no sunshine" de Al Green realmente emocionante.

Una lástima pero no podemos hablar de este disco como el que completa la trilogía empezada por "12 songs". Habrá que dejarlo para otro momento.