23 feb. 2011

"Go-go boots", Drive- by truckers


KEPA ARBIZU


Siempre he pensado que el mejor camino para llegar al éxito, siempre en los varemos en que se mueve el rock en la actualidad, es el que han seguido grupos como Drive-by truckers, basado en paso a paso y con cada nuevo disco ir poco a poco ascendiendo en reconocimiento y prestigio, muchas veces propiciado por el boca a boca y la necesidad de compartir por parte de sus seguidores el descubrimiento.

Probablemente fue con “Dirty south” el momento en el que consiguieron consolidarse como uno de los referentes del rock americano actual. Todo ello ha sido posible gracias a su más que reconocible manera de incorporar la música de raíces a su idiosincrasia propia y conformar un conjunto donde está presente tanto la fuerza de las guitarras como un sentido dramático de la música, ambos elementos perfectamente cohesionados.

Su nuevo álbum “Go-go boots” es parte de esas 40 canciones de las que también salió su anterior trabajo “The big to-do”. Mientras que en ese se decantaron por agrupar las más “duras” y movidas, en esta ocasión sucede lo contrario y el álbum se mueve en el terreno del country, el soul y el rock más clásico.

Una vez demostrada con creces la superación del mazazo que supuso la marcha de Jason Isbell y que ha dejado a Paterson Hood y Mike Cooley como principales compositores y a David Barbe como productor habitual, la banda norteamericana ha dejado claro que mantiene su capacidad y la mayoría de sus características intactas y de nuevo este álbum consigue esa conjunción perfecta entre el ambiente musical que emanan y las historias que desarrollan, una vez más repletas de nostalgia, de esperanzas truncadas y de personajes al límite. En definitiva una radiografía de lo que suele entenderse como la América profunda.

No es casualidad que se decidan a interpretar dos versiones de Eddie Hinton, uno de los representantes más importantes del rock-soul. Es una clave para entender el estilo, o parte de él, que se puede encontrar en el álbum. “Everybody needs love” es llevada a un terreno más country mientras que “Where’s Eddie” se ajusta más a la original. Tema interpretado por la bajista Shonna Tucker, cosa que hará de nuevo en” Dancin’ Ricky”, también con aires de soul romántico. Dentro del mismo género pero con un ambiente más oscuro y oscilando con el blues, aunque sonando genuinamente a los Drive-by truckers, se encuentra la genial “Go-go boots”.

El country será otro aspecto que tenga relevancia a lo largo del disco, haciéndose patente en temas con un gusto clásico como “Cartoon gold”, “Weakest man”, con influencia de Willie Nelson, o “Pulaski. Todas ellas compuestas e interpretadas por Mike Cooley. También habrá lugar para las típicas melodías del grupo, con un fuerte componente entre lo épico y dramático marca de la casa, como sucede en “Ray’s automatic weapon”, con un ritmo sosegado, en la más animada “Used to be a cop” o en ”I do belive” con toques casi pop.

“Go-go boots” es una nueva demostración de la capacidad que tienen Drive-by truckers para conseguir una comunión perfecta entre las sensaciones que desprende su estilo musical y el mundo que describe sus temas. Pocas bandas consiguen de tal manera esa pretensión, pero es que estamos ante lo que todo apunta que será una banda clásica del rock americano con el paso de los años y este álbum uno de los que mejor reflejen su identidad.