25 abr. 2011

"Nº4", 69 Revoluciones. Se pronuncia "rock and roll"


KEPA ARBIZU



En ocasiones se tiende a caer demasiado rápido en sentenciar la falta de interés del rock hecho en castellano. A pesar de que es obvio que hay deficiencias y carencias, también lo es que dentro del panorama actual hay cosas realmente interesantes y dignas de ser escuchadas. Proyectos tan heterodoxos como la de los vascos Atom Rhumba o los andaluces Pony Bravo, el blues desértico y primigenio de Guadalupe Plata o el rock personal de Maika Makovski, son sólo algunos ejemplos a los que podríamos añadir a 69 Revoluciones y su sonido de raíces americanas.

“Nº4” es el tercer disco de la banda madrileña que pese a su corta trayectoria con este proyecto sus componentes ya tienen un bagaje tras haber formado parte de Maldeojo. En sus dos anteriores trabajos, “69 Revoluciones” y “Haciendo equilibrios”, sobre todo en este segundo, se encuentran los pilares que sustentan su sonido, marcado por la influencia del rock con raíces con un tono sureño muy presente. Dados los altibajos en los últimos años de los murcianos M-Clan y las diferentes derivas de Sol Lagarto en su última grabación, les hace ser uno de los puntales en estos registros. Como consecuencia de esto no es de extrañar que hayan sido los elegidos por los norteamericanos Blackfoot para acompañarles en su gira por el estado.

Su nuevo trabajo continúa por esas coordenadas certificando su camino en un sonido de rock clásico pero sin que esto suponga en ningún momento una limitación en su manera de hacer canciones, todo lo contrario, partiendo de esa idea consiguen anchar sus referencias en varios momentos. Grabado en los estudios asturianos Acme y bajo la batuta del productor Tino Di Geraldo, ya desde su portada, con una iconografía que nos remite a la música americana de décadas pasadas, nos deja unas pistas muy claras de los derroteros por los que se mueve el disco.

Desde un comienzo, con la guitarra slide y el órgano que aparecen en el potente medio tiempo que es “Intactas las ganas”, demuestra las credenciales de un disco de aroma clásico. “3, 2 , 1, Bang” o “Malditos” se mueven en el mismo terreno, donde la voz de Teo Fernández, contundente y curtida, resuena triunfal, convirtiéndola en uno de los puntos fuertes de la banda. Quizás el grueso que forman estos temas sean donde mejor se desenvuelve 69 Revoluciones y donde consiguen sacar toda la potencia y el sentimiento.

La introducción realizada por un piano da lugar a “Algo de rock and roll”, un tema que llama la atención sobre todo por el estribillo que logra, de un tono juerguista y muy coreable en lo que es un alegato de la música frente al negocio. “Hablad de mí”, “Estrellas de tocador” y “Siete días”se convierten en un ejemplo de puro aroma sureño, donde se dan cita desde Lynyrd Skynyrd hasta los Black Crowes pasando por los Faces.

También hay a lo largo de álbum varios momentos en que ese caudal de guitarras y rock and roll toma un descanso y se lanzan por otros caminos. Así por ejemplo la sorprendente “Sin dar explicaciones” se decanta por el acústico con aires incluso latinos, con inclusión de sección de metales que también aparecerán en la impactante “Y que nunca se enteren” que toma un tono más negro, con resonancias a jazz y a vodevil, que por momentos podría encajar en el repertorio de los madrileños Le Punk.

69 Revoluciones vuelven a demostrar que se puede hacer rock and roll, en este caso de aroma clásico y sureño, interpretado en castellano y desmentir la máxima de que este tipo de música debe ir ligado necesariamente al inglés, y no sólo eso sino crearlo con gran calidad tal y como atestigua este “Nº4” que rezuma fuerza y sentimiento.


Escrito originalmente para:
http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article24393