18 jul. 2012

Penny Cocks: “Do it Cock”



KEPA ARBIZU

Actualmente existe un mercado discográfico desorientado, redes sociales variadas como métodos de promoción inmediatos y todo tipo de avances tecnológicos que suponen una mayor facilidad para dar vida a grabaciones de calidad. A pesar de todos estos cambios hay algo que permanece invariable en la música (y lo seguirá por siglos) que es el “boca a boca” o la recomendación directa de algo que ha epatado al escucharlo. Ese es un territorio que el disco de Penny Cocks lo tiene ganado.

Este cuarteto llegado desde Barcelona rompen con ese tipo de sonido (tendente a lo “moderno” y en parámetros de pop-rock) que actualmente viene demasiadas veces emparejado a la ciudad catalana. Lo de estos chicos es otra cosa muy diferente que no es ni más ni menos que el punk y/o new wave de pura esencia setentera.

Formados hace tres años, “Do it Cock” es su primer álbum largo, editado bajo el acuerdo llegado entre tres discográficas (Common People, Contra records y BCore), y que trata de compendiar toda la energía y vitalidad que son capaces de dar a sus canciones. No obstante su sonido bebe esencialmente de ese arrebatador ánimo de bandas como Sham 69 Cockney Rejects o Cock Sparrer, y no solo eso, también pretenden, y consiguen, contagiar ese espíritu adolescente con la meta de dar forma a himnos juveniles. Basta una escucha a temas como “Down the Underground”, “Burning Down my Youth” o “I Like it” y su espíritu desafiante, para darse cuenta de todo esto.

Los juegos de melodías, de las más contundenetes a otras más festivas, es uno de los puntos fuertes de este grupo, por lo que no hay que extrañarse del juego que le saben sacar a la sección de metales, interpretada por Los Penguins, cuando aparece. Son capaces de llevarla hasta terrenos soul sudorosos y trepidantes como “Playing with Fire” o hasta la festiva marcha que impone el punk con dosis de ska de “Obsession Girl”. Su “carta de presentación” titulada “We Are the Cocks” contiene unos aires “negroides” evidentes que pueden recordar a unos compatriotas suyos como Tokio Sex Drestuction en una versión más gamberra.

El pop, o power pop si se prefiere, también se suma a la fiesta y temas como “Lorelei”, con sus fraseos rápidos y rítmicos, recuerdan a uno de los mejores en estos menesteres, Undertones, algo que también deja su huella en el tema final “Use me”. Un punk más aguerrido, con cierto aire a The Adeverts, se abre paso en “Don’t look at me”.

Penny Cocks dan forma con su “Do it Cock” a un disco adrenalítico repleto de grandes ritmos en los que el punk se alía con el pop, el soul o el espíritu mod. Todo ello gracias a una perfecta asimilación musical, y hasta estética, de lo que significó durante una época determinada ese tipo de música. Y eso inevitablemente es señal de calidad.

Escrito originalmente para:  http://www.elgiradiscos.com/2012/07/penny-cocks-do-it-cock.html