8 dic. 2013

“Maximum Rock N’ Roll” de ’77. Largo camino propio hacia la cima


KEPA ARBIZU

Probablemente si hace unos cuantos años hubiera que decir algo sobre el grupo ’77 sería que el sonido que practican no parece el que pudiera salir de una banda española. Afortunadamente esos tiempos han quedado atrás en parte y son muchas las formaciones que saben manejarse a la perfección en diferentes terrenos del rock. Los catalanes optan por su lado más guitarrero y setentero, lo que les ha llevado a cargar en no pocas ocasiones con el reproche de reproducir con demasiada exactitud el sonido de AC/DC, especialmente en la época de Bon Scott. Algo que puede tener su parte de verdad por un cierto mimetismo en ocasiones con los australianos y por la manera de cantar de Armand Valeta, pero en ningún momento debería de usarse como crítica. 

Todas esas referencias y comparaciones que se les atribuye deberían de quedar atrás o por lo menos muy difuminadas, si no lo habían hecho ya, por medio de este tercer disco, “Maximum Rock N’ Roll”. El equipo de producción formado por los suecos Fred Estby y Nicke Andersson (ex The Hellacopters y actualmente con su proyecto Imperial State Electric) repiten tras su trabajo en el anterior “High Decibels”. 

Si en sus pasados discos los catalanes habían hecho, principalmente, un ejercicio de estilo más energético y directo, en este nuevo hay un salto hacia un sonido construido con un mayor número de matices. Eso supone que la “agresividad” no será el único eje sobre el que gravita la actitud sonora del grupo, algo que para nada significa que pierdan su energía y ni mucho menos su herencia clásica, al contrario, simplemente la ofrecen de una manera más personal. 

Todo esto es algo que se puede observar desde la primera canción, homónima, de este álbum, en la que el grupo lleva a su terreno (el hard rock de guitarras) los ritmos y compases clásicos del rock and roll, materializados en artistas como Chuck Berry. Ese mismo desarrollo llevarán a cabo con “Stay Away from Water”, que se inicia mostrando los bosquejos en los que se afianza la canción, ese sonido rural y cercano al blues, para rápidamente añadirles grandes dosis de electricidad. 

Pero ’77 sigue guardando a buen recaudo su lado más visceral, y cuando se trata de hacer aflorar ese sentimiento es cuando su sonido se asemeja a los míticos australianos, así se evidencia por ejemplo en “Down and Dirty”, “Highway Rebel” o “16 Years Old King”, en las que se hace patente esa, nada fácil de lograr, receta consistente en: riffs contundentes, estribillos en busca de ser coreables además de una voz rasgada y chillona. Pero dentro de este tipo de composiciones también habrá espacio para matices. En “Don´t You Scream” se muestran más oscuros, en “Jazz it Up” se mueven en una cadencia más juguetona, tanto en lo musical como en los fraseos cantados, a lo Aerosmith, y en “Take Me or Leave Me” sacan un deje más boogie. 

Si uno lo desea puede enmarañarse en disquisiciones sobre si la banda catalana bebe de una manera demasiada obvia de las influencias de, entre otros, AC/DC, aunque este nuevo disco creo que deja zanjado ese tema, o directamente desprenderse de esas conjeturas y centrarse en lo verdaderamente importante, el sonido que desprenden, que no es otro que un rock de origen setentero realizado con energía. Por si eso fuera poco, en este “Maximum Rock N’ Roll” parecen definitivamente apostar por su voz propia, que resuena contundente y muy a tener en cuenta. 

Escrito originalmente: http://www.culturamas.es/blog/2013/11/27/maximum-rock-n-roll-de-77-largo-camino-propio-hacia-la-cima/