30 ene. 2014

“The River & The Thread”, Rosanne Cash. El corazón de la América sureña


KEPA ARBIZU

 Rosanne Cash es hija de Johhny Cash. Una herencia que en tareas comparativas siempre resulta injusta, y es que un nombre paterno como ese se transforma casi para cualquiera en una losa demasiado grande de cargar, y la realidad es que la cantante de Memphis, a lo largo de sus más de treinta años de carrera, ha demostrado tener su propia voz y por lo tanto una mirada personal, repleta de matices e influencias, a la hora de trabajar la música tradicional americana, además de una discografía digna de tener enjundia por sí misma. 

Su nuevo trabajo, “The River & The Thread”, llega tras ocho años sin que haya publicado material inédito, desde aquel “Black Cadillac”. Nos encontramos ante un álbum con un sentido conceptual, en cuanto a que hace un recorrido geográfico-sentimental-cultural por la América sureña tras haberla recorrido con motivo de la restauración de la casa donde pasó la infancia su progenitor. Por todo lo que, inevitablemente, tiene de homenaje a las raíces musicales, se puede hablar de que es el último capítulo de la trilogía que forma con los anteriores “The List” y el ya citado “Black Cadillac”. 

En la composición y resultado final de este trabajo ha tenido un papel esencial, como suele ser habitual, el guitarrista y marido de Rosanne Cash John Leventhal, que ha ejercido de compositor, arreglista y productor. Como homenaje que, en parte, es a los sonidos de esa zona del mundo, no podía faltar tampoco la presencia de muchos colaboradores que abarcan un buen muestrario de ellos, desde John Paul White hasta John Prine pasando por Derek Trucks. 

Un álbum que se sumerge en los ambientes sureños, sonoros y temáticos, debe de cobijar un buen número de canciones que tomen ese aspecto pantanoso y oscuro tan característico. Así lo hará, siempre desde su propia perspectiva, en su versión más eléctrica y cruda, a lo Tony Joe Whtite (“A Feather’s Not a Bird”), o desde una mirada más embriagadora de la que surgirán “The Sunken Lands”o “Tell Heaven”. 

En ese recorrido por la música tradicional también habrá espacio para el folk, por ejemplo de formas delicadas, en el sentido que le daría una Emmylos Harris, en “Etta’s Tune”. Una canción dedicada a Marshall Grant, bajista de Johnny Cash fallecido en el 2011. Más profunda y reflexiva se va a mostrar en “The Long Way Home” o desarrollando lo que es un viaje nostálgico y onírico en “Night School”. El aspecto más country llega de la mano de “50.000 Watts” o en la coral “When the Master Calls the Roll”, en la que se acompaña de una pléyade de músicos como Rodney Crowell (co autor del tema), Amy Helm, Kris Kristofferson, John Prine y Tony Joe White para echar una mirada a la Guerra Civil. 

 El rock clásico, en la estela de Tom Petty, o el blues, también se abrirán paso en, respectivamente, “Modern Blue” y “Money Road”. De esa manera queda conformado un disco que sirve tanto de relato sentimental-histórico de la América profunda como de reflejo de una mirada más íntima y personal. Un recorrido poblado de música de raíces tratada con un gran tacto y sensibilidad. 

Escrito originalmente para: http://tamtampress.es/2014/01/24/the-river-the-thread-rosanne-cash-el-corazon-de-la-america-surena/