9 mar. 2011

"Collapse into Now", R.E.M.


KEPA ARBIZU


REM es uno de esos escasos grupos que ha sabido lidiar con el éxito masivo pero sin descuidar su calidad musical, cosa que suele ser difícil incluso por causas ajenas a las propias bandas.

Desde un principio el grupo de Athens se ha dedicado a compaginar las influencias clásicas del rock americano y un sonido más actual. En ese sentido puede servir de ejemplo la figura de su guitarrista, Peter Buck, que ha compatibilizado su presencia en la banda con colaboraciones con gente como Mark Eitzel o Scott McCaughey, en este caso dando como resultado los geniales Minus 5.

“Accelerate”, su anterior álbum publicado en 2008, supuso, por medio de un disco vigoroso, la salida de una etapa algo estancada del grupo y que por medio de este nuevo trabajo continúa ese impulso, aunque en esta ocasión alterna la fuerza con un tono más pausado. Eso quiere decir que “Collapse into now” se nutre por una parte del espíritu de “Monster” y por otro del ambiente que lograba “Automatic for the people”, o dicho de otra manera, la alternancia que ya conseguían en “New Adventures in Hi-Fi” pero en esta ocasión más cohesionado y con un terminado más eficaz.

Todo esto se traduce en que el disco se puede dividir en dos bloques muy claros. En el primero, el más acelerado, aparecen temas como el grandilocuente “Discoverer”, el contundente y guitarrero “All the best” o la explosión casi punk que significa “Alligator_Aviator_Autopilot_Antimatter”, con la voz de Peaches como invitada.

En el otro extremo nos encontramos con “Ürbelin”, con un tono nostálgico muy de “Automatic for the people” y que es cierto que como he leído en algún lado el fraseo incluso remite a “Drive”. Espléndida suena “Oh my Heart”, por medio de la mandolina y acordeón consigue un ambiente de lo más especial. También hay arranques con aroma a folk como “It happened today” con Eddie Vedder colaborando o sonoridades más oscuras como “Walk it black”. El final lo pone la apocalíptica “Blue” con la presencia de la gran Patti Smith.

“Collapse into now” afianza más ese resurgimiento que ya tuvieron con el anterior “Accelerate” y mientras que en ese caso fue a base de pura fuerza en el actual entran más matices en escena, consiguiendo que el disco se mueva entre la crudeza y la nostalgia y manteniendo un equilibrio perfecto.