14 mar. 2011

Reivindicación de Stevie Wonder


KEPA ARBIZU



El hecho que me ha llevado a escribir este pequeño post es quizás algo ridículo pero yo lo considero sintomático. El origen de todo surge de una noche, en algún bar de algún lugar del mundo en el que suena el tema “I just called to say I love you”. Al poco tiempo de comenzar un grupo de gente hablaba con sorna de la manera “ñoña” y acaramelada de cantar de Stevie Wonder e imitaban sus formas a la hora de interpretar. Creo que nunca he sido de aquellos que sacraliza a sus ídolos musicales y que no acepte críticas contra ellos, pero en esta ocasión lo escuchado me pareció injusto.

Relacionado con esto, pero en sentido contrario, en otro momento, de nuevo en un bar, sonaba la tremenda “Superstition”. Alguien que me acompañaba me preguntó quién interpretaba ese cañonazo de tema, nunca se imaginó que la respuesta fuera Stevie Wonder.

Es cierto que la carrera del músico a partir de la década de los 80 decayó tanto en calidad como en cantidad, aunque en casi todos los discos de esa época se puede encontrar alguna joya escondida. Pero este hecho no puede minimizar que estamos ante uno de los más grandes. Pocos podrán presumir de haber realizado una serie de trabajos tan brillantes como los que hizo, principalmente, en los setenta y casi de forma consecutiva, entre los que se encuentran “Talking book”, “Songs in the key of life” o “Innervisions” entre otros. En todos ellos muestra su capacidad para manejar el soul más romántico, el funk más vibrante o ejercer de aguerrido militante.

Todo esto que digo puede sonar a una pataleta infantil, que en parte lo es, pero también es para reivindicar no sólo a uno de los genios del soul sino de la música en general. Así que hay que dejar claro que Stevie Wonder es muchísimo más que el compositor de esa famosa canción que suena en la película “Woman in red” o el señor que precavía sobre el consumo del alcohol, y el que no lo crea que vea este video...