3 abr. 2011

"Long player late bloomer", Ron Sexsmith


KEPAA RBIZU


Ron Sexsmith es otro de esos músicos en los que se hace inexplicable la falta de reconocimiento, entendido de una forma masiva, que tiene. Más todavía cuando su estilo sería perfectamente asumible para una gran mayoría, ya que mezcla con gran clase las raíces americanas con melodías “pop” estilo Paul McCartney o Elvis Costello.

Olvidado este aspecto, compositores como él cargan con un pequeño “handicap”. Cada vez que presentan nuevas canciones se tienen que enfrentar a su admirable carrera y currículum, lo que les dificulta en muchos momentos mantener ese nivel y superarlo resulta francamente difícil y por momentos imposibles. Valga como ejemplo que el predecesor de este nuevo álbum es el soberbio acercamiento personal que hizo al soul por medio de “Exit strategy of the soul”.

“Long player late bloomer” es su nuevo disco, e hice la aclaración anterior porque seguramente no estemos ante su mujer trabajo ni mucho menos, pero, ¿significa eso que hay que desechar la opción de escucharlo?, ni mucho menos, todo lo contrario.

De nuevo estamos ante una colección envidiable de grandes melodías, aunque en este caso se hecha en falta cierta profundidad en ellas y probablemente formen el conjunto más “lúcido” y optimista que hasta el momento haya construido el canadiense. En esa tiene mucho que ver el productor Bob Rock, acostumbrado a “dulcificar” los sonidos.

Como siempre la mezcla entre melancolía y melodías pop, en este caso muy cálidas, están presentes en el ADN del músico. Así sucede en las instrumentadas ”Get in line” y “The reason why” o en la preciosa “Love shines”, con un claro aroma a Paul McCartney. En un tono más rockero, aunque siempre enfocado desde un punto de vista delicado y nada estridente, se encuentran “Middle of love”, algo más movida, y “Late bloomer”, esta más lenta.

Los momentos más reposados llegarán con “Miracles” , acompañada por una algo excesiva sección de cuerda. Al contrario sucede con “Every time I follow”, una de las más logradas del disco.”Nowadays” pone el punto más sobrio en la que se impone su voz. La nota soul correrá a cargo de “No help at all” mientras que la guitarra slide consigue dar a “Heavenly” un tono bucólico y campestre de lo más logrado.

“Long player late bloomer” es un disco de melodías, y ese es un terreno que Ron Sexsmith domina a la perfección. Un álbum para escuchar con calma y dejarse llevar por ese ambiente optimista y cálido que aunque sólo sea por un tiempo limitado a uno le hace ver el mundo con mejores ojos.