25 mar. 2014

Entrevista a Dixie Town







KEPA ARBIZU

“Somos un grupo esencialmente de directo, incluso nuestros discos de estudio son grabados de este modo”

Desde Galicia llegan Dixie Town, un “power trío” que se alimenta, entre otras cosas, de la música de ese mismo tipo de formaciones clásicas de los años setenta, o lo que es lo mismo, el blues interpretado con la contundencia del hard-rock. Una apuesta que a través de sus discos ha adoptado diferentes matices pero siempre bajo el manto de su característico estilo.

O Furacán, editado en el 2012, es su último disco de estudio y el que les sirvió para dar un paso definitivo hacia su consolidación. Ahora, acaban de publicar Burned Alive, un incendiario trabajo que recoge su actuación en vivo en la SalaSon de Cangas do Morrazo en agosto del pasado año y en la que, acompañados de amigos de la escena gallega, dieron rienda suelta a toda su intensidad. Una ocasión perfecta para ponernos en contacto con Pepe Ferrández, guitarrista y cantante, y cederle la palabra para hablar de la banda y su nuevo álbum.

A la hora de decidirse por grabar un disco en directo suele haber diferentes motivaciones para hacerlo, que pueden ir desde convertirlo en un repaso a la trayectoria de una banda hasta marcar un cambio de rumbo. En vuestro caso ¿qué os ha movido a tomar esa decisión? 

Pepe: Siempre nos ha apetecido grabar un disco en directo. Al fin y al cabo somos un grupo esencialmente de directo ya que incluso nuestros discos de estudio son grabados de este modo, intentando no sobrecargar el sonido con demasiadas capas. El formato del show, es decir en verano y con un montón de invitados de la escena gallega y principalmente viguesa, viene dado para celebrar, por un lado, el primer año desde la grabación de O Furacán, el disco que más alegrías nos ha dado, y también convertir la grabación en una muestra del buen momento que vive la escena gallega en cuanto a música americana se refiere. Se vivió una verdadera comunión durante aquellos días entre todos los participantes y la actitud positiva de todo el mundo se nota en el tono de la grabación. Nos hubiera gustado invitar a mucha más gente que se quedó fuera porque un concierto está limitado por el imperativo de una duración establecida y queríamos que a pesar de ser un concierto con amigos también fuera un concierto de trío en estado puro en algunos momentos. En la presentación que se hará en La Iguana Club el día 27 de marzo podremos contar con alguna de esa gente que se quedó fuera y aun así sigue quedando gente con la que esta vez tampoco podremos contar y nos encantaría, como Moon Cresta, Alvaro Lamas, Moon Dogs Party…

Aunque vuestro sonido está marcado por un estilo claro basado el hard-rock-blues típico de los años setenta, cada uno de vuestros discos ha tenido una personalidad propia y diferenciadora, incluyendo sus productores, respecto unos de otros ¿En ese sentido qué papel juega este Burned Alive? 

Pepe: Bueno, un disco en directo creo que es lo más puro que puede hacer una banda. Ahí no hay trampa ni cartón y para nosotros era un reto muy importante llevar a cabo un concierto de dos horas y que finalmente todas las tomas que existen, incluso en la versión extendida, fuesen las de esas dos horas de directo ( salvo los bonus tracks).Obviamente se hicieron más durante todo el día pero finalmente no se usó ninguna por aquello de que en todo el disco estuviera el calor del público encendido como estaba. Un disco sin más producción que el propio grupo.

Son contadas las canciones que aparecen en el disco de trabajos anteriores al O Furacán, ¿ha sido una cuestión de espacio o está más relacionado con la intención de mostrar el momento actual que vivís? 

Pepe: El repertorio que estábamos haciendo entonces era el de O Furacán y reflejaba muy bien el gran momento de forma de la banda sobre los escenarios. De hecho veníamos de girar con Five Horse Johnson y de cerrar el Festival Internacional de Blues de Bejar, después de la actuación estelar de Robert Cray, con muy buenas críticas ( en la versión extendida hay una colaboración con Marcos Coll grabada en ese festival). Queríamos reflejar ese buen momento y no tenía sentido dar un vuelco total al repertorio habitual aunque si nos apetecía añadir algunas canciones no habituales en directo y rescatar alguna cosa de otros discos. Actualmente nuestro repertorio tiende a mezclar más temas de discos pasados, hasta que saquemos nuevo material, claro.

Aparecen varias versiones en el disco ¿de qué manera las habéis elegido: por simple cercanía a ellas, porque se amoldan mejor a vuestro sonido...? 

Pepe: Son versiones que ya aparecen en nuestros dos primeros discos y que solemos hacer en nuestros directos por lo que era muy natural la elección.

Algunas de ellas se tratan de blues clásicos (Rock Me Baby, Rolling and Tumbling), al igual que para muchos grupos que parecen ser referencia en vuestro sonido, ¿este género (el blues) es vuestra guía y referencia esencial? 

Pepe: Por supuesto, de hecho creo que el próximo disco, por los temas que ya están listos, será mucho más bluesero y esencial.

Teniendo en cuenta que el tema inédito que hay en el disco, Crashing Down, cuenta con teclados y que además son varias las colaboraciones que han intervenido en la actuación que registráis, ¿hay que verlo como una intención de ampliar el sonido de trío o seguís fieles a ese tipo de formación y qué creéis que aporta o limita a la hora de componer? 

Pepe: Creo que a la hora de componer no limita demasiado, con un trio puedes hacer prácticamente de todo, de hecho en nuestros discos hay medios tiempos y baladas. Era la primera vez en directo que tocábamos con gente ajena a la banda y sí que te planteas las posibilidades en cuanto a sonoridad que esto conlleva. Es cierto que en el seno de la banda ha habido debate al respecto sobre todo con la posibilidad de incluir teclados. No son raros los casos de power trios que han acabado añadiendo un teclista ( Grand Funk Raildroad, por ejemplo) pero hemos defendido mucho la esencia del trio y nos sigue pareciendo que tiene cualidades innegables y además es un formato muy cómodo para girar y es la única manera de hacer que salir de bolos sea eficaz económicamente. Sí que creo que nuestro nuevo disco de estudio tendrá más colaboraciones que anteriores trabajos.

Aunque una de las características básicas del grupo es la contundencia y el empuje, tocáis temas lentos como Worth More than the Money o sobre todo Every Father’s Son demostrando que sois capaces de mantener la intensidad. ¿Es una especie de reto para el grupo que a pesar de bajar las revoluciones de una canción siga transmitiendo fuerza? 

Pepe: En un concierto de dos horas es necesario jugar con las intensidades para mantener el interés del público y no estar siempre en primera línea de fuego. Además siempre hemos compuesto temas lentos y era necesario que en un disco que pretende compilar las virtudes del grupo haya de todo.

El disco lo habéis editado con Gaztelupeko Hotsak, un sello que, no solo, pero sí está centrado en los sonidos negros, ¿ha sido una de las motivaciones para editar con ellos o de qué manera ha surgido esta relación? 

Pepe: O Furacán ya estuvo a punto de ser editado por ellos, y para nosotros ha sido siempre el sello de referencia en estos géneros. Ellos han hecho posible que el disco se editase como nos gustaba con una versión extended de dos CD y también un vinilo sencillo con una cuidada edición. La verdad es que estamos muy contentos de que hayan confiado en nosotros. El interés por editar este disco era mutuo y ya se había hablado con ellos incluso antes de grabarlo y eso se nota en el cariño con que se han hecho las cosas.

Habéis recurrido al crowdfunding en alguna ocasión, ¿lo veis como un método bueno en sí mismo o como un último remedio para los tiempos que corren? 

Pepe: Definitivamente un remedio para los tiempos que corren. Los músicos tiene ya demasiadas cosas que gestionar y creo que con gestionar giras y grabaciones ya es demasiado, unido a las tareas propias como componer, tocar …espero, la verdad, que las cosas vuelvan en parte un “status quo” donde haya cada vez más sellos como Hotsak que apuesten por bandas de la parte baja del espectro, sólo por criterios cualitativos como con Dixie Town.

Tengo la sensación de que hay un incremento de bandas en el Estado que utilizan este tipo de sonidos, el hard rock setentero con aroma a blues. No sé si sois de la misma opinión y si veis una actitud más desprejuiciada por parte de los grupos para acercarse a ellos. 

Pepe: Nosotros llevamos desde 2007 editando discos en ese camino y al menos10 años antes en continuas pruebas de ensayo-error para encontrar una línea satisfactoria, pero sí es cierto que hay un gusto renovado por esas sonoridades en cuanto a bandas y espero que sea reflejo también de un gusto del público por estas músicas también en ascenso.

Escrito originalmente para:  http://www.elgiradiscos.com/2014/03/entrevista-dixie-town.html